Cañas y multa. Lápiz y pastel. En le mes de agosto del año 2003 la única grúa municipal de Madrid en servicio, se llevó el coche de FGC, aparcado frente a un bar en donde JM, el afectado, PR, PG y Luisa, disfrutaban de unas cervezas heladas.