Cena de Paco Casas, verano del 2003/2004. Teresa Casas, a la vista de las altas horas de la madrugada y de la negativa del grupo a abandonar la casa, ordena por las malas el inmediato despeje de la zona.