La Mara, tal y como éramos en el 2018.